La pregunta Socrática

- Aquí apenas baja nadie, a menos que haya un problema, claro. Somos así, no nos importa cómo funcionan las cosas mientras funcionen. Me gusta bajar aquí. Me gusta tener presente que la ciudad sobrevive gracias a estas máquinas. Estas maquinas nos mantienen vivos mientras otras máquinas quieren matarnos. Interesante, ¿no crees? El poder de dar la vida y de quitarla.
- Tenemos el mismo poder.
- Sí, supongo que sí, pero a veces aquí abajo pienso en toda esa gente que sigue enchufada a Matrix. Y al ver estas máquinas, sin querer pienso que, en cierto modo, estamos enchufados a ellas.
- Nosotros las dominanos. Ellas no nos dominan.
- No, claro que no. ¿Cómo iban a hacerlo? No podrían. La idea es absurda, pero le lleva uno a cuestionarse en qué consiste el dominio.
- Si queremos, podemos apagar estas máquinas.
- ¡Cierto! Eso es, sí señor. Eso es el dominio. Si queremos, podemos hacerlas añicos. Aunque si lo hicieramos habría que prever qué pasaría con la electricidad, la calefacción, el aire.
- Las necesitamos y ellas nos necesitan. ¿A eso quería llegar?
- No, en absoluto. Los viejos como yo ya no queremos llegar a nada. No sirve de nada.


The Matrix Reloaded